Cuentos didácticos

LAS PUERTAS DEL CIELO

by on May.13, 2013, under Cuentos didácticos

Un guerrero, un samurai, fue a ver al Maestro Zen
Hakuin y le preguntó:

“¿Existe el infierno?

¿Existe el cielo?

¿Dónde están las puertas que llevan a ellos ?

¿Por dónde puedo entrar?”.

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, Samurai
sin astucia en sus mentes, sin matemáticas.
Sólo conocen dos cosas: La vida y la muerte. Él no había venido a aprender ninguna
doctrina; sólo quería saber dónde estaban las puertas,
para poder evitar el infierno y entrar en el cielo. Hauikin le respondió de una manera que sólo un guerrero podía 
haber entendido.

¿Quién eres? . Le preguntó Hakuin.
“Soy un samurai, le respondió el guerrero, hasta el emperador me respeta”.

Hakuin se río y contestó:

“¿Un Samurai, tú?. Pareces un mendigo”.

El orgullo del Samurai se sintió herido y olvidó para qué había venido.
Sacó su espada y ya estaba a punto de matar a Hakuin
cuando éste dijo:
“Esa es la puerta del infierno. Esa
espada, esa ira, ese ego, te abren la puerta”.


Esas son las cosas que un guerrero puede comprender.  
Inmediatamente el samurai entendió.

Puso de nuevo la espada en su cinto y Hakuin dijo:

“Así se abren las puertas del cielo”.

La mente es el cielo, la mente es el infierno y la mente tiene  la capacidad de convertirse en cualquiera de ellos.  Pero la gente sigue pensando que existen en alguna parte, fuera de ellos mismos…

El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento las puertas se abren… y en un segundo se puede ir del cielo al infierno y por supuesto, del infierno al cielo.

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

LA MEMORIA

by on Abr.28, 2013, under Cuentos didácticos

Un hombre de cierta edad fue a una clínica para hacerse curar una herida en la mano. Tenía bastante prisa, y mientras se curaba el médico le preguntó qué era eso tan urgente que tenía que hacer. ancianos y amor2

El anciano le dijo que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer, que vivía allí. Llevaba algún tiempo en ese lugar y tenía un Alzheimer muy avanzado. Mientras le acababa de vendar la herida, el doctor le preguntó si ella se alarmaría en caso de que él llegara tarde esa mañana. 

—No —respondió—. Ella ya no sabe quién soy. Hace ya casi cinco años que no me reconoce.

—Entonces —preguntó el médico—, si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas? 

El anciano sonrió y dijo:

—Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella.

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

EL ÁRBOL DE LOS PROBLEMAS

by on Abr.21, 2013, under Cuentos didácticos

El carpintero que había contratado para que me ayudara a reparar una vieja granja acababa de finalizar su primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se había dañado, haciéndole perder una hora de trabajo, y su viejo camión se negaba a arrancar.

Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Cuando llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol y tocó las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso entusiasta a su esposa.

De regreso me acompañó hasta el carro. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.árbol2

“Este es mi árbol de problemas -contestó-. Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa, y en la mañana los recojo otra vez. Lo divertido, -dijo sonriendo- es que cuando salgo a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior”.

Extraído del libro “La culpa es de la vaca”

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

LA INTELIGENCIA DE LOS GANSOS

by on Mar.27, 2013, under Cuentos didácticos

¿SERÁ CIERTO QUE DE TODOS LOS SERES DE ESTE PLANETA EL SER HUMANO ES EL MÁS “INTELIGENTE”?

La ciencia ha descubierto que los gansos vuelan formando una”V” porque cuando cada ave bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él “Volando en V”, toda la banda aumenta por lo menos un 70 % más su poder de vuelo que si cada pájaro lo hiciera solo.
Conclusión:
AL COMPARTIR UNA DIRECCIÓN COMÚN Y TENER SENTIDO DE COMUNIDAD, SE PUEDE LLEGAR A DONDE SE DESEE MÁS FÁCIL Y RÁPIDO. 

Cada vez que un ganso se sale de la formación y siente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de volar solo y de inmediato se incorpora de nuevo a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.
Conclusión:
SI TUVIÉRAMOS LA LÓGICA DE UN GANSO NOS MANTENDRÍAMOS CON AQUELLOS QUE SE DIRIGEN EN NUESTRA MISMA DIRECCIÓN.

Cuando un líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar.
Conclusión:
OBTENEMOS RESULTADOS ÓPTIMOS CUANDO HACEMOS TURNOS PARA REALIZAR LOS TRABAJOS DIFÍCILES.

Los gansos que van detrás producen un sonido propio de ellos y lo hacen con frecuencia para estimular a los que van adelante para mantener la velocidad.
Conclusión:
UNA PALABRA DE ALIENTO PRODUCE GRANDES RESULTADOS.

Cuando un ganso enferma o cae herido por un disparo, dos de sus compañeros se salen de la formación y lo siguen para apoyarlo y protegerlo y se quedan con él hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muere. 
Conclusión:
SOLO SI TUVIÉRAMOS LA  INTELIGENCIA DE UN GANSO NOS  MANTENDRÍAMOS UNO AL LADO DEL OTRO AYUDÁNDONOS Y ACOMPAÑÁNDONOS.

gansosv2

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

LA FELICIDAD OCULTA

by on Mar.24, 2013, under Cuentos didácticos

En cierta ocasión se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre.

Planearon hacerlo a su imagen y semejanza, pero uno de ellos objetó:

“Esperad, entonces va a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra; debemos pensar en algo que los diferencie. De no ser así, estaremos creando nuevos dioses. Hemos de quitarles algo, pero…. ¿qué?”

Tras mucho pensar uno de ellos dijo: “¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad. Pero el problema es dónde esconderla para que no la encuentren nunca. “

Propuso el primero: “Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.”

A lo que inmediatamente otro repuso: “No. Alguna vez alguien subirá y la encontrará y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está.”

Luego propuso otro: “Entonces, en el fondo del mar”.

Y otro contestó: “No. Pueden fabricar una embarcación capaz de navegar bajo el agua”.

Otro dios dijo: “Pues escondámosla en un planeta lejano a la Tierra.”

A lo que otro contestó: “Pero pueden construir una nave capaz de surcar el espacio y llegar a ella.”

Entonces uno que había escuchado atentamente las propuestas dijo: “¿Y si la escondemos dentro de ellos mismos? Estarán tan ocupados buscándola fuera que no se les ocurrirá mirar ahí.”

desarrollo-personal-interior2

Todos estuvieron de acuerdo con esa idea, y desde entonces ha sido siempre así:

El hombre se pasa la vida buscando la felicidad, sin saber que la trae consigo.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...