El cerebro sano ‘come’ dieta mediterránea.

by on May.05, 2013, under Noticias

Individualizar y prescribir una alimentación equilibrada en función de la aparición de patologías, como las neurodegenerativas, o para combatir y prevenir la obesidad, se postula como el futuro de la disciplina.

Los beneficios de la dieta mediterránea en el ámbito de la enfermedad cardiovascular, cuyo aval científico acaba de confirmarse con el estudio Predimed en The New England Journal of Medicine, se hacen extensibles a la patología neurodegenerativa, según coinciden los ponentes de la mesa Nutrición en las enfermedades neurodegenerativas, en las XVIIIJornadas de Nutrición Práctica y el VIIICongreso Internacional de Nutrición, en Madrid.

Las enfermedades neurodegenerativas constituyen un abanico amplio, pero como ha matizado a DM Adrián Ares, neurólogo del Hospital Universitario de León, pueden clasificarse en dos grandes grupos: demencias y trastornos del movimiento, con los ejemplos paradigmáticos respectivos de enfermedad de Alzheimer, por un lado, y de Parkinson y esclerosis lateral amiotrófica (ELA), por otro. “Todas comparten en su evolución factores como liberación de radicales libres, disfunción mitocondrial, respuesta inflamatoria local y mecanismos de apoptosis”. En esos elementos comunes, la nutrición puede influir tanto en la evolución de la enfermedad -“por ejemplo en ELA una nutrición adecuada alarga la supervivencia”-, como en la prevención, aunque ésta es más difícil de determinar científicamente.alimentos_dieta_medit

Así lo reconoce Ángel Gil, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada y presidente de la Sociedad Española de Nutrición: “Aún hacen falta más estudios de intervención en humanos, pero desde luego hay trabajos de este tipo que apuntan a los beneficios de nutrientes como el ácido docosahexaenoico (DHA), un graso polinsaturado omega 3, presente sobre todo en el pescado azul; los niveles deseables se logran con tres o cuatro raciones a la semana”.

Gil alude al papel crítico del DHA en la estructura de las neuronas y en su protección. El catedrático destaca los estudios llevados a cabo por Ricardo Uauy y Alan Dangour, en la Universidad de Londres, así como el metanálisis dirigido por el propio Gil y publicado en British Journal of Nutrition. De ellos, entre otros, se desprende que la administración de DHA, en dosis que varían según los estudios entre 200 mg y un gramo diario, mejoran la evolución de pacientes con Alzheimer, sobre todo si cuentan con mutación en el alelo ApoE.

Menos es más 
Además, otros estudios refrendan los beneficios frente a la enfermedad neurodegenerativa de las vitaminas del grupo B (1, 6 y 12), los antioxidantes C y E, la colina y la uridina. Con todo, Gil advierte de que el exceso de suplementos nutricionales ha de estar revisado por especialistas, pues puede causar efectos indeseados prooxidantes.

Estos nutrientes amigos del cerebro se hallan en buenas proporciones en la dieta mediterránea, recuerda Gil. Por su parte, Antonio Pérez de la Cruz, jefe del Servicio de Nutrición del Hospital Virgen de las Nieves (Granada), añade otro factor ineludible siempre que se habla de alimentos sanos: moderación.

Enlace Original: http://www.diariomedico.com/2013/04/22/area-profesional/entorno/el-cerebro-sano-come-dieta-mediterranea

Leave a Comment more...