Enfoque terapéutico

  Clínica Sacrum es el principio de un nuevo concepto de salud. Entendemos que la enfermedad no es lo contrario a la salud, sino un desequilibrio por defecto o exceso de la misma.

     Por lo tanto, nuestra labor, como profesionales sanitarios, debe ser: facilitar a los pacientes el mantenimiento del estado de equilibrio que representa la salud. Este estado, no es estático, sino dinámico, por lo que el objetivo será balancear coherentemente las distintas facetas de cada persona.

    Debemos tener en cuenta que la persona es un sistema interelacionado en el que una alteración de algún factor, desencadena adaptaciones en otros, que pueden con el tiempo convertirse en disfunciones, e incluso patologías.

   Cuando un paciente es valorado en Clínica Sacrum, evidentemente se valorará el problema que refiere, pero también se buscarán desequilibrios que puedan afectar directa o indirectamente al trastorno en sí. Nos guiamos por las siguientes premisas:

La Causa de un problema no suele estar donde duele

El que no duela no siempre significa que esté bien

Las emociones y pensamientos positivos facilitan la curación

El ejercicio físico ayuda a controlar el estrés y la ansiedad

La comprensión de lo que ocurre ayuda a tomar decisiones acertadas

El asesoramiento multiprofesional asegura un mejor diagnóstico

La mejor vía hacia el bienestar es la prevención