Tag: historias

EL CARPINTERO

by on Dic.19, 2012, under Cuentos didácticos

   Un carpintero ya entrado en años estaba listo para retirarse. Le dijo a su Jefe de sus planes de dejar el negocio de la construcción para llevar una vida mas placentera con su esposa y disfrutar de su familia.
    Él iba a extrañar su cheque mensual, pero necesitaba retirarse. Ellos superarían esta etapa de alguna manera.

     El Jefe sentía ver que su buen empleado dejaba la compañía y le pidió que si podría construir una sola casa más, como un favor personal. El carpintero accedió, pero se veía fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo.
  Utilizaba materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente. Era una desafortunada manera de terminar su carrera.
   Cuando el carpintero terminó su trabajo y su jefe fue a inspeccionar la casa, el Jefe le extendió al carpintero, las llaves de la puerta principal.

   “Esta es tu casa,” – dijo, “es mi regalo para ti.”

    Qué tragedia! Que pena! Si solamente el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho de manera totalmente diferente. Ahora tendría que vivir en la casa que construyó “no muy bien” que digamos!

   Lo mismo ocurre con nosotros mismos. Construimos nuestras vidas de manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner en ello menos que lo mejor. En puntos importantes, no ponemos lo mejor de nosotros en nuestro trabajo. Entonces con pena, vemos la situación que hemos creado y nos encontramos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.
Piensen como si fueran el carpintero. Piensen en su casa.

   Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. ¡¡Construyamos con sabiduría!!.      Es la única vida que podremos construir. Inclusive si solo la vivimos por un día más, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad.

      El carpintero colocó en su casa una placa que dice:

“La Vida Es Un Proyecto de Hágalo-Usted-Mismo”.

¿Quién podría decirlo mas claramente? Nuestra vida ahora, es el resultado de las actitudes y elecciones del pasado. La vida mañana será el resultado de las actitudes y elecciones hechas HOY!

 “Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos.”

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

LOS NIÑOS ESTABAN SOLOS

by on Dic.05, 2012, under Cuentos didácticos

     Su madre se había marchado por la mañana temprano y los había dejado al cuidado de Marina, una joven de dieciocho años a la que a veces contrataba por unas horas para hacerse cargo de ellos a cambio de unos pocos pesos. Desde que el padre había muerto, los tiempos eran demasiado duros como para arriesgar el trabajo faltando cada vez que la abuela se enfermaba o se ausentaba de la ciudad.

    Cuando el novio de la jovencita llamó para invitarla a un paseo en su coche nuevo, Marina no dudó demasiado. Después de todo los niños estaban durmiendo como cada tarde, y no se despertarían hasta las cinco. Apenas escuchó la bocina cogió su bolso y descolgó el teléfono. Tomó la precaución de cerrar la puerta del cuarto y se guardó la llave en el bolsillo. Ella no quería arriesgarse a que Pancho se despertara y bajara las escaleras para buscarla, porque después de todo tenía sólo seis años y en un descuido podía tropezar y lastimarse. Además, pensó, si eso sucediera, ¿cómo le explicaría a su madre que el niño no la había encontrado?

     Quizás fue un cortocircuito en el televisor encendido o en alguna de las luces de la sala, o tal vez una chispa del hogar de leña; el caso es que cuando las cortinas empezaron a arder el fuego rápidamente alcanzó la escalera de madera que conducía a los dormitorios.

     La tos del bebé debido al humo que se filtraba por debajo de la puerta lo despertó. Sin pensar, Pancho saltó de la cama y forcejeó con el picaporte para abrir la puerta pero no pudo. De todos modos, si lo hubiera conseguido, él y su hermanito de meses hubieran sido devorados por las llamas en pocos minutos.

     Pancho gritó llamando a Marina, pero nadie contestó su llamada de auxilio. Así que corrió al teléfono que había en el cuarto (él sabía como marcar el número de su mamá) pero no había línea.

    Pancho se dio cuenta que debía sacar a su hermanito de allí. Intentó abrir la ventana que daba a la cornisa, pero era imposible para sus pequeñas manos destrabar el seguro y aunque lo hubiera conseguido aún debía soltar la malla de alambre que sus padres habían instalado como protección.

   Cuando los bomberos terminaron de apagar el incendio, el tema de conversación de todos era el mismo: ¿Cómo pudo ese niño tan pequeño romper el vidrio y luego el enrejado con el perchero? ¿Cómo pudo cargar al bebé en la mochila?, ¿Cómo pudo caminar por la cornisa con semejante peso y bajar por el árbol?, ¿ Cómo pudo salvar su vida y la de su hermano?.

    El viejo jefe de bomberos, hombre sabio y respetado les dio la respuesta: -Panchito estaba solo…   

   … “No tenía a nadie que le dijera que no iba a poder”.


 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

EL PESCADOR SATISFECHO

by on Nov.29, 2012, under Cuentos didácticos

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

“¿Por qué no has salido a pescar?”, le preguntó el industrial.

“Porque ya he pescado bastante por hoy”, respondió el pescador.

¿ Y por qué no pescas más de lo que necesitas?”, insistió el industrial.

“¿Y qué iba a hacer con ello preguntó a su vez el pescador.

“Ganarías más dinero”, fue la respuesta. “De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, ¡como yo!.

“¿Y qué haría entonces?”, preguntó de nuevo el pescador. “Podrías sentarte y disfrutar de la vida”, respondió el industrial.

“¿ Y que crees que estoy haciendo en este preciso momento?”, respondió el satisfecho pescador.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...


COMPARTAMOS LA LUZ

by on Nov.06, 2012, under Cuentos didácticos

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:

“… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada . Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así compartiendo la llama con todos la caverna se iluminó”.

Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:

¿Qué nos enseña, maestro, este relato?

Y Hu-Song contestó : Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.

“El compartir nos enriquece en lugar de hacernos mas pobres”

“Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir”.

   Que Dios nos dé siempre la luz para iluminar a todos los que pasen por nuestro lado. La verdadera amistad es flor, que se siembra con honestidad, se riega con afecto y crece a la luz de la comprensión. 

    Si una vela enciende a otra, pueden llegan a brillar miles de ellas. De igual modo si iluminas tu corazón con amor, puede que ilumines a otro corazón, así se pueden llegar iluminar a miles de corazones con amor.

Leave a Comment more...