Tag: látex

Elige tu colchón

by on Abr.14, 2013, under Artículos de Salud

       Dormir en un buen colchón aumenta mucho la calidad de vida, pero la oferta es tan variada que cuesta decidirse. Los colchones pueden ser de muchos tipos, de distintos materiales (de espuma, muelles, látex…), con diferentes grados de firmeza. Además, los precios son muy dispares: entre los modelos más sencillos y los más sofisticados pueden mediar 1.000 euros.

visual001

De muelles, látex o espuma

Colchones de muelles continuos. Son más resistentes a la deformación y a la rotura que los muelles Bonnel, pero amortiguan poco y uno puede tener en ellos la incómoda sensación de botar.

Colchones de muelles Bonnel. Es el colchón de muelles tradicional. Aporta firmeza y frescor, absorbe bien el sudor, pero algunos muelles trabajan mucho más que otros y tienden a romperse con el tiempo.

Colchones de muelles embolsados. Con muelles independientes, son los adecuados cuando se prefiere un colchón de muelles y se duerme con alguien de peso muy distinto.

Colchones de Látex. Ya sea el látex sintético, natural o una mezcla de ambos, el colchón resulta elástico, flexible, adaptable…

Colchones de espuma. Pueden ser de muchos tipos: desde las espumas sintéticas más básicas a las viscoelásticas. Apenas transmiten movimiento. Son colchones mullidos y cálidos.

¿Qué sensación prefieres al dormir?

Si te gusta más una sensación firme y fresca, elige un colchón de muelles (ya sea continuos, Bonnel o embolsados), ya que retiene menos el calor del cuerpo y evacua la humedad con mayor rapidez.

Si, por el contrario, prefieres el colchón sea mullido y sentirte calentito, el látex y las espumas te agradarán más, pues se adaptan al cuerpo como un guante y aíslan del frío.

Si vas a compartir el colchón con otra persona de diferente peso, decídete mejor por el látex, las espumas y los muelles embolsados, puesto que transmiten menos los movimientos y proporcionan mayor independencia de lados.

Si eres alérgico a los ácaros, descarta los colchones de muelles.

En caso de que tengas alergia al látex, asegúrate de que el colchón que compres no lo incluya en alguna de sus capas.

Bien conservados, duran más de 10 años

     Los fabricantes de colchones recomiendan cambiarlos después de unos 10 años de uso. Es cierto que con el paso del tiempo los colchones van perdiendo consistencia y grosor y ya no ofrecen las condiciones óptimas del descanso. Nuestro consejo es no esperar más de 15 años de uso para cambiarlos.

– Para que te duren en perfecto estado, te aconsejamos: Ventilar bien el dormitorio: es bueno también para mejorar la duración del colchón.

– Tras dejar la cama, espera un poco antes de hacerla: así dará tiempo a que se evapore la humedad generada durante la noche.

– Debes dar la vuelta a los colchones periódicamente, para que se usen por igual por todos lados; así se evitan deformaciones.

– Las fundas de colchón lavables son fundamentales para mantener en buenas condiciones el colchón.

– El dormitorio es uno de los lugares en los que hay más riesgo para los que sufren alergia a los ácaros, pues a menudo se hacen fuertes en colchones, sábanas, edredones, almohadas, alimentándose de nuestras células muertas. Para los alérgicos a los ácaros, los colchones de látex son los más adecuados. Y hay que tener siempre la precaución de lavar frecuentemente la ropa de cama para eliminarlos.

Fuente: OCU

Leave a Comment more...