Tag: sabiduría

EL FLORERO DE PORCELANA

by on Feb.10, 2013, under Cuentos didácticos

    El gran maestro y el guardián se encargaban de la administración de un monasterio Zen.

    Cierto día, el guardián murió y fue preciso sustituirlo.  El gran maestro reunió a todos los discípulos para escoger, quién tendría la honra de trabajar directamente a su lado.

  – Voy a presentarles un problema -dice el Gran Maestro- Y aquel que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del templo.florero2

   Terminado su corto discurso, colocó una mesa en el centro de la sala. Encima estaba un bello florero de porcelana muy valioso y muy caro, con una rosa roja que lo decoraba.

    – Éste es el problema – dice el Gran Maestro.

  Los discípulos contemplaban el jarrón, perplejos por lo que veían: los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor. ¿Qué representaba aquello?. ¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?
    Después de algunos minutos, uno de los discípulos se levantó, miró al maestro y a los alumnos. Después, caminó resolutamente hasta el florero, y sin pensárselo dos veces, le asestó un golpe seco con el puño. El florero se rompió en mil pedazos, dejando a todos boquiabiertos.

     – Usted es el nuevo guardián – dijo el Gran Maestro.

     – Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un problema. No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado. “Un problema es un problema”; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado – más que insistimos en recorrerlo porque nos trae confort.

   “Sólo existe una manera de lidiar con un problema”: atacándolo de frente. En esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinantes que cualquier conflicto acarrea consigo.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

EL PUNTO JUSTO

by on Feb.04, 2013, under Cuentos didácticos

      Siempre han existido las «remisiones espontáneas», las «curas milagrosas» y otros cambios súbitos e insólitos en las conductas individuales, del mismo modo que siempre ha habido personas que han aprendido a utilizar sus capacidades de modos excepcionales.

      Existe una vieja historia sobre un fabricante de calderas que fue contratado para reparar el enorme sistema de calderas averiado de un buque de vapor. Después de escuchar de boca del ingeniero la
fontanerodescripción de los problemas y de hacer algunas preguntas, el hombre se dirigió 
a la caldera. Durante algunos minutos observó todas sus cañerías enroscadas, escuchó su golpeteo y el silbido del vapor que se escapaba y palpó algunas tuberías con la mano. Luego, tarareando una canción, se encaminó a un punto de ese laberinto, introdujo la mano en un bolsillo y sacó un pequeño martillo con el que golpeó una válvula una sola vez. Inmediatamente el sistema entero empezó a funcionar perfectamente y el calderero se marchó.

     Días más tarde, cuando el propietario del barco recibió una factura por mil euros, se quejó ante el calderero de que únicamente había estado en la sala de máquinas quince minutos, y le pidió una factura más detallada.

 

Esto es lo que el calderero le envió:

Por golpear con el martillo …. 0,5 euros

Por saber dónde golpear  ….. 999,5 euros

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

LA FURIA Y LA TRISTEZA

by on Ene.10, 2013, under Cuentos didácticos

   En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizá donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…

    En un reino mágico donde las cosas no tangibles se vuelven concretas … Había una vez  … un estanque maravilloso.

    Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

   Hasta aquel estanque mágico y transparente se acercaron la tristeza y la furia para bañarse en mutua compañía.

    Las dos se quitaron sus vestidos y, desnudas, entraron en el estanque.

  La furia, que tenía prisa (como siempre le ocurre a la furia), urgida -sin saber por qué-, se bañó rápidamente y, más rápidamente aún, salió del agua…

   Pero la furia es ciega o, por lo menos, no distingue claramente la realidad. Así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, el primer vestido que encontró…

   Y sucedió que aquel vestido no era el suyo, sino el de la tristeza… Y así, vestida de tristeza, la furia se fue.

furia-y-tristeza-copia

  Muy calmada, muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y, sin ninguna prisa -o, mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo-, con pereza y lentamente, salió del estanque.


Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no 
le gusta es quedar al desnudo.     En la orilla se dio cuenta de que su ropa ya no estaba.

     Así que se puso la única ropa que había junto al estanque: el vestido de la furia.

   Cuentan que, desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada.

    Pero si nos damos tiempo para mirar bien, nos damos cuenta de que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad…..

 

…. está escondida la tristeza.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

UNA VENTANA AL MUNDO

by on Ene.03, 2013, under Cuentos didácticos

       Dos hombres muy enfermos compartían la habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama un rato cada tarde, y su cama daba a la única ventana. El otro tenía que permanecer todo el tiempo echado boca arriba. Los dos charlaban durante horas. Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver.10785471-ventana-abierta-al-mundo-nuevo-por-concepto-de-medio-ambiente-y-la-idea

       El otro hombre aguardaba cada día esas horas, en que su mundo cobraba vida con las actividades y colores del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un lago; patos y cisnes nadaban en él, mientras los niños jugaban con sus cometas. Los enamorados paseaban juntos y grandes árboles adornaban el paisaje. El hombre de la ventana lo describía todo con detalle, y el otro cerraba los ojos e imaginaba las escenas.

     Una mañana la enfermera encontró el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamentw mientras dormía. Entristecido, pero tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama vecina. La enfermera le cambió encantada.

     Con gran dificultad, El hombre se irguió para lanzar su primera mirada al mundo exterior. Se esforzó para girarse….. y vió una pared blanca.

    El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto a describir cosas tan maravillosas. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni siquiera la pared, y le indicó:

“Quizás sólo quería animarle a usted”.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...

EL CARPINTERO

by on Dic.19, 2012, under Cuentos didácticos

   Un carpintero ya entrado en años estaba listo para retirarse. Le dijo a su Jefe de sus planes de dejar el negocio de la construcción para llevar una vida mas placentera con su esposa y disfrutar de su familia.
    Él iba a extrañar su cheque mensual, pero necesitaba retirarse. Ellos superarían esta etapa de alguna manera.

     El Jefe sentía ver que su buen empleado dejaba la compañía y le pidió que si podría construir una sola casa más, como un favor personal. El carpintero accedió, pero se veía fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo.
  Utilizaba materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente. Era una desafortunada manera de terminar su carrera.
   Cuando el carpintero terminó su trabajo y su jefe fue a inspeccionar la casa, el Jefe le extendió al carpintero, las llaves de la puerta principal.

   “Esta es tu casa,” – dijo, “es mi regalo para ti.”

    Qué tragedia! Que pena! Si solamente el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho de manera totalmente diferente. Ahora tendría que vivir en la casa que construyó “no muy bien” que digamos!

   Lo mismo ocurre con nosotros mismos. Construimos nuestras vidas de manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner en ello menos que lo mejor. En puntos importantes, no ponemos lo mejor de nosotros en nuestro trabajo. Entonces con pena, vemos la situación que hemos creado y nos encontramos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.
Piensen como si fueran el carpintero. Piensen en su casa.

   Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. ¡¡Construyamos con sabiduría!!.      Es la única vida que podremos construir. Inclusive si solo la vivimos por un día más, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad.

      El carpintero colocó en su casa una placa que dice:

“La Vida Es Un Proyecto de Hágalo-Usted-Mismo”.

¿Quién podría decirlo mas claramente? Nuestra vida ahora, es el resultado de las actitudes y elecciones del pasado. La vida mañana será el resultado de las actitudes y elecciones hechas HOY!

 “Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos.”

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...