Tag: satisfacción

UNA VENTANA AL MUNDO

by on Ene.03, 2013, under Cuentos didácticos

       Dos hombres muy enfermos compartían la habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama un rato cada tarde, y su cama daba a la única ventana. El otro tenía que permanecer todo el tiempo echado boca arriba. Los dos charlaban durante horas. Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver.10785471-ventana-abierta-al-mundo-nuevo-por-concepto-de-medio-ambiente-y-la-idea

       El otro hombre aguardaba cada día esas horas, en que su mundo cobraba vida con las actividades y colores del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un lago; patos y cisnes nadaban en él, mientras los niños jugaban con sus cometas. Los enamorados paseaban juntos y grandes árboles adornaban el paisaje. El hombre de la ventana lo describía todo con detalle, y el otro cerraba los ojos e imaginaba las escenas.

     Una mañana la enfermera encontró el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamentw mientras dormía. Entristecido, pero tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama vecina. La enfermera le cambió encantada.

     Con gran dificultad, El hombre se irguió para lanzar su primera mirada al mundo exterior. Se esforzó para girarse….. y vió una pared blanca.

    El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto a describir cosas tan maravillosas. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni siquiera la pared, y le indicó:

“Quizás sólo quería animarle a usted”.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...


EL PESCADOR SATISFECHO

by on Nov.29, 2012, under Cuentos didácticos

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

“¿Por qué no has salido a pescar?”, le preguntó el industrial.

“Porque ya he pescado bastante por hoy”, respondió el pescador.

¿ Y por qué no pescas más de lo que necesitas?”, insistió el industrial.

“¿Y qué iba a hacer con ello preguntó a su vez el pescador.

“Ganarías más dinero”, fue la respuesta. “De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, ¡como yo!.

“¿Y qué haría entonces?”, preguntó de nuevo el pescador. “Podrías sentarte y disfrutar de la vida”, respondió el industrial.

“¿ Y que crees que estoy haciendo en este preciso momento?”, respondió el satisfecho pescador.

 

También puede interesarte:

Leave a Comment more...